Playing time: 
2:52
Clamando por su Hogar: Historias de Palestina e Israel

This story is available in English.

David Chow recuerda haber asistido cuando niño a la escuela dominical y haber aprendido lo que la nación de Israel significaba para los cristianos en una congregación tradicional de la Alianza Cristiana y Misionera de Calgary, Alberta.

Chow creció creyendo que el actual estado de Israel era una continuación del pueblo bíblico de Israel y que el establecimiento del estado de Israel era una señal de que Jesús está por regresar.

“Nos enseñaron que la reconstitución de la nación de Israel era un milagro… que la nación de Israel era una de las grandes señales de que Jesús está por regresar”, explica.

La perspectiva que David Chow, miembro de la junta de la Iglesia Menonita de Canadá, tenía acerca de Palestina e Israel cambió tras participar en una gira de aprendizaje del CCM. Caption goes here.Foto/David Chow

En aquella época, Chow no cuestionó la postura de su iglesia, según la cual los palestinos se estaban interponiendo en el camino del milagro de la reconstitución de Israel. Esto, sumado a la interpretación de los noticieros acerca del prolongado conflicto en Palestina e Israel, dio a Chow una visión bastante limitada de los palestinos, según él mismo admite.

“Crecí con la narrativa según la cual los palestinos son árabes, los árabes son musulmanes, y los musulmanes son personas violentas”, dice. “Nos enseñaron a apoyar a los hijos de Israel y nos enseñaron a creer en aquellos que son el pueblo de Dios, y que Dios está actuado por medio de ese pueblo”.

Con el paso del tiempo, fue aprendiendo más acerca de la situación, asistió al seminario y empezó a trabajar como pastor en la Iglesia de los Hermanos Menonitas de Killarney Park en Vancouver, Columbia Británica. La visión de Chow gradualmente se volvió más matizada; pero no fue sino hasta que participó en una gira de aprendizaje del Comité Central Menonita (CCM) a la Ribera Occidental de Palestina que empezó a ver el daño causado por los estereotipos que había internalizado.

“Eso tiene un costo. La reconstitución de Israel implica muchas cosas en el terreno. Implica soldados, armas, personas desalojadas a la fuerza, servicio militar obligatorio y adoctrinamiento de niños. Conocer eso fue muy revelador”, explica.

Chow, miembro de la junta del MCC Canada visitó la Ribera Occidental con otros miembros de la junta en septiembre y octubre de 2016 para ver algunos de los proyectos que el CCM apoya y para reunirse con asociados palestinos cristianos, palestinos musulmanes e israelíes judíos con quienes trabaja el CCM.

Abe Bergen de Kleefeld, Manitoba, moderador de la Conferencia Evangélica Menonita y promotor inmobiliario, en realidad no se había detenido a pensar en el conflicto, pero sabía que no quería visitar la región.

Mi impresión era, básicamente, ‘¿por qué ir al Oriente Medio, exponerme al peligro y volver en una bolsa para cadáveres?’ Esa era mi respuesta visceral a Israel y Palestina."

- Abe Bergen

“Mi impresión era, básicamente, ‘¿por qué ir al Oriente Medio, exponerme al peligro y volver en una bolsa para cadáveres?’ Esa era mi respuesta visceral a Israel y Palestina”, dijo Bergen.

La primera vez que le propusieron participar en una gira de aprendizaje, Bergen rechazó la invitación y, al año siguiente, las giras fueron canceladas. Finalmente, tras ser invitado por segunda vez, Bergen se decidió a ir.

La gira de aprendizaje dejó en evidencia lo que él pensaba acerca de la región. Por ejemplo, la perspectiva de Bergen, formada en gran medida a partir de las representaciones del Oriente Medio en los medios de comunicación dominantes, era de un Israel que promovía activamente la paz con los palestinos. Pero pronto descubrió cuán incompleto era este cuadro.

“(A Israel) se lo proyecta como una democracia liberal, una señal de esperanza en un lugar muy hostil”, dice.

Pero Bergen se vio confrontado con una realidad diferente en el terreno.

Un día, el grupo visitó el campo de refugiados Aída, uno de los 19 campamentos que hay en la Ribera Occidental. Allí, Bergen se encontró con un póster con la imagen de Aboud Shadi, un niño palestino de 13 años de edad que fue asesinado por un francotirador israelí mientras jugaba con sus amigos.

“Ese tipo de injusticia es tan real y apabullante”, dijo Bergen entre lágrimas. “No hay teología, no hay política que justifique el asesinato de un niño de 13 años”.

Daoud Nassar es un granjero que vive en la Ribera Occidental, comprometido con la no violencia pese a los asentamientos israelíes que continuamente amenazan con apoderarse de su tierra. Foto/Dana Ellison

Chow quedó abrumado por la fe que vio en los cristianos palestinos, entre ellos Daoud Nassar, un granjero que vive en la Ribera Occidental y está comprometido con la no violencia. La familia Nassar ha visto cómo los soldados israelíes arrasan sus huertos con maquinaria pesada y arrancan de raíz lo plantado. Enfrentan puestos de control todos los días y a menudo experimentan el temor de perder la tierra que ha pertenecido a su familia durante generaciones.

“Ver a una familia haciendo frente a todo un aparataje militar y gubernamental que fue diseñado para ganar en los tribunales y círculos legales y que, aun así, él siga protestando por medio de la no violencia”, dice Chow. “Él está decidido a no odiar y está decidido a ser una voz de compasión y, para decirlo con franqueza, de las buenas nuevas de Jesucristo. Eso me inspiró”.

La mayor lección que Bergen y Chow aprendieron es que la región es mucho más complicada de lo que les habían hecho creer, tanto teológica como políticamente.

“Las cosas son tan abstractas”, dice Bergen. “Son tan solo imágenes en la pantalla e historias en nuestra mente. Hay narrativas en juego de las que no estamos conscientes hasta que nos encontramos con ellas. No podemos hacer esto a menos que demos pasos para abordarlo en serio.  La gira de aprendizaje hizo eso por mí”.

La gira hizo que Chow repensara a qué se parece el reino de Dios.

“¿Se parece a los soldados israelíes de 18 años de edad que marchan, a veces con temor, con sus rifles M-16? ¿Es ese el reino de Dios? ¿O el reino de Dios son las personas que, pese a todas las adversidades, están mostrando amor y están decididas a perdonar y vivir desinteresadamente sin preocuparse por su seguridad personal y, pese a todo, declarar que Jesús es el Señor? Eso fue transformador”, dijo.