Foto de CCM/Kiana Fujioka

Dallhana Garcia, centro, participó de una clase de Justicia Restaurativa de CPA 2016 que visitó el tribunal de menores de Fresno para obtener una perspectiva más amplia de cómo la justicia restaurativa puede ser sanadora para la víctima y el delincuente.  En un semicírculo alrededor de Dallhana, de izquierda a derecha, aparecen Janet Salcedo, Taylor Starks, Juana Moreno Martinez, Min Jeong Bae y Suzan Kwidja. CPA está patrocinado por West Coast MCC.

¿Qué significa ser un constructor de la paz anabautista en medio de los conflictos mundiales, el cambio climático, la pobreza, los delitos y las divisiones creadas por los muros y las fronteras?

Los jóvenes y  adultos jóvenes abordan estas problemáticas y preguntas cada junio cuando asisten al Instituto de Constructores de la Paz Anabautistas (CPA), que está patrocinado por West Coast MCC.

Realizado en la Universidad Fresno Pacific (UFP) en el Valle Central de California, los participantes eligen una de las cuatros clases de una semana: Defensa de la Justicia Social, Migración y Reasentamiento, Cuidado de la Creación, y Justicia Restaurativa.

El objetivo de CPA es ayudar a los jóvenes a tratar estas cuestiones a través de actividades prácticas y encuentros durante el instituto, y motivarlos para que continúen la construcción de paz una vez que terminen.

A través de una asociación de siete años entre West Coast MCC y la UFP, alrededor de 300 estudiantes de todo el país han participado  en el instituto. En 2017, el Instituto CPA se realizará del 25 de mayo al 2 de junio.

Los participantes de CPA 2016.CCM/Kiana Fujioka

Para conocer más acerca de la Construcción de la Paz Anabautista (CPA), visite mcc.org/gap-institute.

Dallhana Garcia, 22, asistió a la clase de Justicia Restaurativa en 2016 después de graduarse de trabajadora social.

“Siento que CPA me ayudó a avanzar a mi próxima etapa de la vida después de graduarme de la UFP. Creo que complementó mi visión de desarrollo comunitario y nuestro rol como cristianos de amar a nuestros prójimos”, comentó.

Garcia vive actualmente en una casa ministerial de comunidad intencional en Fresno llamada Casa Shalom. Declaró que la CPA la ayuda a abordar conflictos diarios de un mejor modo.

“Me ayudó a abrir los ojos a diferentes enfoques sobre el conflicto y la mediación. Son cosas que utilizas en la vida cotidiana, pero a través de una perspectiva cristiana”, explicó. “Aprendí que, si no sabemos cómo manejar el conflicto, es realmente difícil mantener relaciones con los demás”.

Mikhail Fernandes, 22, asistió a la clase de Cuidado de la Creación en 2016 después de graduarse con título interdisciplinario en música, comunicaciones y sustentabilidad en Goshen College en Indiana.

Mikhail Fernandes, a la derecha, posa para una foto con otros participantes de CPA 2016 en las clases de Cuidado de la Creación y Migración y Reasentamiento. 
CCM/Kiana Fujioka

Fernandes contó que su clase visitó el Parque Nacional Yosemite, el Banco de Alimentos de Fresno, granjas, mezquitas, iglesias, supermercados y hasta hicieron un recorrido en kayak en las vertientes de Fresno.

“CPA me dejó con muchas preguntas, pero en el buen sentido”, confesó Fernandes. “Me está inspirando a continuar aprendiendo acerca de otras cosas. Quiero saber más acerca de qué cambios sistemáticos pueden hacerse y qué podemos hacer para tener un futuro más sustentable”.

Fernandes está trabajando actualmente como asistente de comunicaciones y compromiso con la comunidad contacto en la Madison Audubon Society de Wisconsin, una organización dedicada a proteger hábitats y especies de aves en el estado. Comentó que CPA fue una de las cosas que influyeron en su carrera.

“Es una de las piezas del rompecabezas, uno de los diversos programas de los que he participado que han moldeado mi vida y mi carrera”, expresó.

Camille Valentine es miembro del personal del instituto de CPA. Ha enseñado la clase de Justicia Restaurativa durante los últimos cuatro años. Valentine es promotora de la paz, educadora y especialista en transformación de los conflictos de Fresno.

Camille Valentine enseña la clase de los estudiantes de Justicia Restaurativa en el instituto de CPA 2016.CCM/Kiana Fujioka

A lo largo de los años, ha visto a estudiantes aprender mucho de las clases y a veces asistir a diferentes clases durante varios años.

“Es una experiencia informadora y transformativa para los estudiantes porque uno no es consciente de lo que no sabe. Una vez que experimentan algo así, vuelven hasta obtener todo lo que pueden de este programa”, explicó. “Es gratificante que las personas lo comprendan y lo sientan”.

Ella reconoce la importancia de la asociación entre la oficina de West Coast MCC y la UFP.

“Si el instituto de CPA fuese un banquete, la UFP traería el acompañamiento y  MCC U.S. serviría el plato principal”, explica Valentine. “Si solo tuviéramos unos de los dos, faltaría algo. Juntos creamos este hermoso banquete”.

De acuerdo con el director ejecutivo de West Coast MCC, Nate Yoder, el instituto no funcionaría sin la universidad.

“La UFP aporta todo tipo de recursos que no tenemos que vuelven posible al instituto. ¿Existiría CPA si no fuera por la asociación? Probablemente no”.

Las personas como Garcia y Fernandes están felices de que exista. Garcia dijo que lo recomendaría a cualquier persona interesada en la construcción de comunidad, en el ministerio o en la construcción de paz.

“Definitivamente recomendaría CPA. Aprendí tanto sobre cómo puedo aplicar cosas en mi vida personal. Así como afectó mi visión de cómo hacer el ministerio, también me ayudó a procesar algunas cosas de mi propio camino de fe”, contó.

 

Make a difference